Blog educativo

SHARENTING: UN FENÓMENO QUE AFECTA A NUESTROS HIJOS

El sharenting es uno de los desafíos del siglo XXI. Se refiere a la sobreexposición a la que se ven sometidos los menores en las redes sociales de sus padres. Millones de fotos de ecografías, recién nacidos, cumpleaños, comuniones, etc., inundan las pantallas de nuestros móviles y ordenadores. Estas acciones pueden llegar a afectar la identidad de nuestros hijos.

La Universidad de Michigan ha publicado un análisis sobre el sharenting que muestra que el 56% de los padres comparte información potencialmente vergonzosa de sus hijos. El 51% aporta datos que pueden llevar a localizar al niño y un 27% cuelga fotos directamente inapropiadas. Crean una identidad que el menor no ha buscado, lo que el psicólogo Elias Aboujaoude ha denominado “secuestro digital.”

¿Cuáles son los riesgos del sharenting?

Para Gustavo Cánovas, director del portal Protégeles, los riesgos potenciales de exponer la imagen de los menores en redes sociales son tres. “Una vez que las fotos están en sitios no privados de Internet, y sitios no privados son prácticamente todos, pueden ser usadas para usurpar la identidad del protagonista, haciendo creer a otros que es él. Además, alguien puede utilizar las imágenes para acosarte, lo que conocemos como cyberbullying. Por último, pueden darse casos de morphing, la manipulación de la foto y con el fin de usar el rostro del menor superponiéndolo a otra imagen, del tipo que sea, y distribuirla”.

Por otro lado, otros expertos hablan de emplear el sentido común en lugar de ponerse taxativos con las decisiones sobre imágenes y menores. Si los valores que se transmiten no son negativos, la foto no tiene por qué serlo. “Una cosa sería publicar que su hijo ha sido el ganador de un concurso, que en principio puede ser algo positivo, y otra que aparezca un menor manipulando un arma de fuego o conduciendo un coche”, indica Marisol Ramoneda, psicóloga especializada en el ámbito familiar y colaboradora de la Asociación Pro Defensa del Menor.

Además aconseja: “hay que ponerse en el lugar del menor antes de actuar de manera impulsiva para evitar que los jóvenes crezcan y sientan que han sido expuestos por sus padres a situaciones que no son de su agrado”.

Lo complicado del sharenting es la dificultad de equilibrar la balanza entre el derecho de los padres a la libertad de expresión y el derecho de los hijos. Por ello es importante que se emplee una paternidad responsable a la hora de publicar imágenes y fotografías de los menores.

Consejo para los padres

  1. Familiarizarse con las políticas de privacidad de los sitios en los que se cuelga información
  2. Activar notificaciones que alerten cuando el nombre de su hijo aparezca en alguna búsqueda de Google
  3. Compartir la información de forma anónima para respetar la privacidad del menor
  4. No dar la localización del niño(colegio, casa, actividades extraescolares, etc.)
  5. Dar a los hijos la posibilidad de decidir sobre lo que se va a compartir de ellos en las redes sociales
  6. No colgar nunca fotos en las que los hijos aparezcan desnudos, incluyendo las de recién nacidos y la de la hora del baño
  7. Considerar el efecto que lo compartido pueda tener en la autoestima del niño.
  8. Pararse a pensar en “cómo se lo tomará el niño en el futuro” para controlar los actos impulsivos.

 

✍: Carmen Esteban – Psicóloga infantil.

EMAIL
FACEBOOK