fbpx

Blog educativo

¿Qué hacer con nuestros hijos durante la cuarentena?

Se han suspendido las clases en todo el Perú y entendemos la preocupación de muchas familias. ¿Qué hacer con nuestros hijos que van a estar, al menos, 15 días en casa?

CONCIENTIZARLOS. Es aconsejable explicar a los niños que estamos ante una situación excepcional que exige adaptarnos y para ello es recomendable comentar y explicar el contexto en el que nos encontramos. Aprovechemos estos días para reflexionar sobre el SER, y así enseñarles sobre qué es el civismo y el bien común. Expliquemos porque, aunque no tengamos que ir al colegio y haya tiempo libre o sea aburrido debemos estar el mayor tiempo posible en casa, pues las medidas de prevención son para cuidarnos y cuidar al resto de personas. Así mismo, reflexionar sobre la importancia de la calma y riesgos de la situación.

TRABAJAR EN EL RECONOCIMIENTO DE EMOCIONES. Comentarles sobre nuestros sentimientos ante esta situación y preguntarles qué es lo que sienten ellos (miedo, sorpresa, alegría, enfado, repulsión o tristeza) para así poder gestionar juntos sus emociones teniendo siempre presente la calma. Con los más pequeños podemos jugar a que dibujen sus emociones en caritas y con distintos colores, para que así las vayan reconociendo mejor y puedan explicar las diferencias. Para los más grandes podemos ayudarlos a poner en práctica la empatía explicando el porqué otros podrían sentir emociones distintas a las suyas y cómo podrían gestionarse para evitar consecuencias negativas.

ORGANIZAR HORARIOS. Los niños deben entender que no  estamos en un periodo vacacional, por ello los padres de familia y colegio debemos reorganizarnos, recordemos que somos su ejemplo. Recomendamos mantener la rutina como si los niños asistieran al colegio: mantener los horarios de levantarse y acostarse, el horario de las comidas, de las actividades durante el día y de tiempo libre. De esta manera abordamos la autonomía, la gestión del tiempo y responsabilidad en espacios menos regulados.

HORARIO DE ESTUDIO. En nuestro caso, se inicia el plan de contingencia con clases virtuales, por lo que las mañanas serán de estudio. Los más pequeños, requerirán más apoyo de los padres o cuidadores que los más grandes, además es un buen momento para darles responsabilidades a los hermanos mayores.  A los alumnos de secundaria que requieren aún de cierta supervisión externa, no les caería mal recibir -de vez en cuando- una llamada o revisión diaria de sus avances. Brindarles también la enseñanza y puesta en práctica de los espacios ideales para lograr estudiar en función a las características de cada uno, ya que todos aprendemos de manera distinta. Algunos necesitan espacios libres y ventilados; otros prefieren lugares aislados y en silencio; y finalmente, otros podrían necesitar música o interacción.

NO ABUSAR DE LA TECNOLOGÍA.  Con el plan de clases virtuales, estaremos más tiempo sentados frente a las pantallas. Lo más aconsejable es que diversifiquen la actividad: buscar que los niños realicen actividades como dibujar y pintar, componer música, jugar con juegos de mesa. Dependiendo de la edad, pero siempre buscar estimular la creatividad mediante el juego, ya que es de vital importancia para que los niños no se aburran. También es importante no olvidar los momentos libres y de descanso, pero idealmente estructurados para evitar que la flojera les impida volver a sus actividades académicas. Adicionalmente, ofrecer dinámicas que impliquen movimiento físico: bailar, saltar, correr o jugar.

¿QUEDAR CON LOS AMIGOS? ¿IR AL CLUB? Desde el punto de vista epidemiológico, el cierre de los colegios va dirigido a reducir la exposición al virus. Nuestra recomendación es no reunirse en grupos a pesar de las comodidades que esto podría generar para el cuidado de los chicos. Hay que evitar cualquier agrupación de personas, incluidos los espacios lúdicos (parques, instalaciones recreativas, etc.). Estamos frente a una situación de prevención y cuidado, no en vacaciones

LAS TAREAS DOMÉSTICAS PUEDEN SER ENTRETENIDAS. A muchos niños les encanta ayudar en casa, pero no siempre tienen la oportunidad de hacerlo. Cocinar, lavar los platos, cuidar las plantas, bañar al perro, hacer limpieza a fondo (de esos cajones en los que nunca nos metemos) son algunas de las actividades que podrían realizar aprovechando el tiempo en casa. Incluso podrían investigar recetas, cuidados de plantas y distintas maneras de organizar espacios. De esta manera no sólo los mantenemos ocupados y activos, sino también seguimos trabajando en su autonomía y valía al darles mayores responsabilidades y confianza.

Alejandra Tamayo. Katherine Müller.