Blog

Habilidades blandas y su importancia

Últimamente en todas las charlas y conferencias a las que asistimos, nos hablan de las habilidades blandas; pero, ¿por qué son importantes? ¿Por qué las empresas buscan a personas que tengan estas habilidades bien desarrolladas?

Las denominadas habilidades blandas son aquellos atributos o características de una persona que le permiten interactuar con otras de manera efectiva. No son sólo un ingrediente en particular, sino que son el resultado de una combinación de habilidades sociales, de comunicación, de forma de ser, de acercamiento a los demás y otros factores que permiten a una persona relacionarse y comunicarse de manera efectiva con otros.

Por lo anterior es que las habilidades blandas tienen relación con lo que se conoce como inteligencia emocional; la relación y comunicación efectiva se ve afectada principalmente por la capacidad de conocer y manejar las emociones, tanto en nosotros mismos como en los demás. También se puede utilizar el término de “competencias interpersonales” para agrupar a estas habilidades en una persona.

Las habilidades blandas pueden ser desarrolladas y requieren de la voluntad para poner más atención en la forma en que nos relacionamos con los demás. Dirigir a otros para lograr objetivos es uno de los desafíos más importantes que asumen las personas cuando llegan a ocupar cargos de supervisión. 

Andrés Cardemil, CEO & fundador de la consultora Human Net- especializada en la externalización de procesos y funciones, destaca a las siguientes habilidades socio-emocionales como las que más demandará el mercado laboral en este 2018:

Creatividad: Aquella capacidad para generar propuestas originales en base a nuevas ideas o conceptos.

Trabajo  en equipo: Habilidad que busca aprovechar las sinergias que nacen del trabajo mancomunado de un conjunto de personas con fortalezas y capacidades diferentes, en donde el resultado final es mayor que el aporte individual.

Proactividad: En términos sencillos, implica contar con iniciativa propia; con un motor que contribuya a ponerse en movimiento, empujar los cambios y alcanzar las metas planteadas. Es decir, asumir responsabilidades por nuestra vida. Lo contrario a ello es ser reactivo, lo que significa esperar que las cosas sucedan por sí solas o como resultado del azar.

Resolución de problemas: Consiste en la búsqueda de soluciones que den respuestas a situaciones que lo requieren, para así poder avanzar y alcanzar los objetos planteados.

Capacidad para sobreponerse al fracaso: Es una forma que permite aprender o sacar lecciones de aquellas situaciones difíciles que puede enfrentar un individuo.

Capacidad de Escuchar y Empatía: La escucha activa es clave para lograr una comunicación eficaz. Consiste en enfocar la atención y demás sentidos en aquello que se está recibiendo. Empatía, en tanto, es una habilidad que consiste en ponerse en el lugar de la otra persona, es decir, saber lo que ella siente o puede estar pensando en un momento determinado.

Orientación al servicio: Esto implica entender las necesidades de los clientes o usuarios que compran nuestros productos o servicios.

Adaptación a los cambios: En un mundo de transformaciones, es crucial adaptarse rápidamente a los cambios para así sobrevivir a ellos. En este sentido, la flexibilidad y capacidad para interpretar o leer el entorno es de gran ayuda para mantenerse vigente y avanzar.

Comunicación: Poder para transmitir e intercambiar información entre dos o más personas. “En una economía de colaboración en donde priman los liderazgos horizontales, contar con esta habilidad es clave para alcanzar el éxito”, recalca el CEO de Human Net.

Asertividad: Capacidad de un individuo para dar a conocer lo que piensa o siente en un momento determinado, en los términos y formas adecuadas. 

Autodominio y capacidad de articulación.El primero consiste en la capacidad de controlar los impulsos y reacciones frente a las diferentes situaciones que se viven diariamente. El segundo se vincula con el campo del coaching y la meditación, y apunta a lograr foco en el presente, armonía y claridad mental, entre otros aspectos positivos.

Perseverancia: Corresponde a la constancia que un individuo muestra en cualquier ámbito de su vida, ya sea alcanzando las metas que se ha fijado o superando los obstáculos surgidos en el camino.

Ya hemos aprendido acerca de las habilidades blandas; pero ¿desde cuándo las podemos desarrollar?

Nosotros, en el Colegio Brüning, tenemos como misión desarrollar la capacidad de liderazgo en cada uno de nuestros alumnos. Por ello, trabajamos estas habilidades desde Kinder basándonos en los “7 Hábitos de la gente altamente efectiva”, de Steven Covey.

Estos 7 hábitos son una síntesis de los principios atemporales de la efectividad personal e interpersonal, como la responsabilidad, la visión, la integridad, el trabajo en equipo, la colaboración y la renovación.

Esta enseñanza, prepara a nuestros alumnos para el éxito académico en cualquier entorno, pues dentro de este proceso de enseñanza se incluyen el pensamiento crítico, la fijación de objetivos, escuchar y entender, el aprendizaje autodirigido, la toma de decisiones y la capacidad de trabajar en equipo.

Nuestros alumnos tienen siempre presente estos 7 Hábitos:

  1. Ser proactivo
  2. Comenzar con el fin en la mente
  3. Poner primero lo primero
  4. Pensar ganar – ganar
  5. Buscar primero entender, luego ser entendido
  6. Sinergizar
  7. Afilar la sierra

Y estamos seguros que nuestros alumnos se insertarán de la mejor manera a la vida universitaria y, posteriormente, al mercado laboral, muy preparados para enfrentar los retos que día a día se les presenten.

 

: Olga Sarrio

EMAIL
FACEBOOK