Blog educativo

El juego como proceso de aprendizaje

Nuestro actual interés es innovar en la educación para lograr un mejor aprendizaje a través de nuevas estrategias. Dentro de las muchas que existen, una de ellas siempre dará buenos resultados: el juego.

El juego es una actividad espontánea y natural que la realizamos desde pequeños. Cuando un niño juega se divierte y pone en práctica su creatividad, su ficción, su emoción y su autonomía. Esto lo lleva a afirmar su personalidad y reforzar su autoestima.

El juego es apto para toda edad, por lo que debería usarse en todos los ciclos educativos, ya que es un mediador del aprendizaje. Este es un recurso metodológico que debemos tener presente porque sirve para motivar al alumno y lograr el vínculo afectivo.

¿Cuáles son los beneficios del juego?

El juego es una actividad lúdica educacional que ayuda al niño en su desarrollo en las siguientes áreas:

Psicomotor: A través de juegos como correr, saltar, rodar, y realizar movimientos de coordinación con su cuerpo, el niño estructura su representación mental de su esquema corporal. De esta manera, logra el control de su cuerpo y explorar sus posibilidades sensoriales y motoras.

Cognitivo: Desarrolla el lenguaje, la atención, la concentración, el pensamiento abstracto, el pensamiento creativo y la imaginación.

Afectivo y Social: El juego de roles nos posibilita desarrollar experiencias que facilitan la identificación de sus emociones y la solución de problemas. También desarrolla el vínculo afectivo alumno-maestro, que le servirá de tobogán para la adquisición de los nuevos aprendizajes.

Podemos asegurar que a través del juego activamos el sistema límbico que está relacionado con la memoria y el aprendizaje. En esta zona está la amígdala que nos permite dar un sentido y valor a nuestras experiencias

El juego será el conector, el puente que nos llevará a los conocimientos. Toma en cuenta experiencias y necesidades. Además, respeta su ritmo y espacio, logrando la valoración de sus aptitudes, habilidades y actitudes que se observan en el juego.

Todo conocimiento que se adquiere a través del juego es muy valioso, porque lo logró con alegría, emoción, observando, creando y sociabilizando. Es decir aprende a aprender significativamente.

 

✍: Sara Arrisueño – Profesora de Kinder.

EMAIL
FACEBOOK