fbpx

Blog educativo

¿Cómo afrontar el estreñimiento en los niños?

El estreñimiento puede reflejarse de diversas maneras en los niños. La mayoría va al baño 1 o 2 veces al día, pero lo que es normal para un niño podría ser diferente de lo que es normal para otro. Existen niños que pueden pasar 2 o 3 días sin ir al baño. Por ello es importante conocer las causas del estreñimiento y cómo afrontarlo.

El estreñimiento es un problema habitual. Se considera estreñimiento cuando un niño va al baño menos de tres veces por semana, tiene mucha dificultad para ir al baño o si sus heces son duras y secas. El estreñimiento puede ser fisiológico, es decir, no es un motivo de preocupación y es fácil de evitar llevando una dieta saludable y buenos hábitos de ejercicio físico.

CAUSAS DEL ESTREÑIMIENTO

Las causas del estreñimiento son muchas. En lactantes, por ejemplo, suele pasar durante la transición de la leche materna a la fórmula. Algunos medicamentos o incluso el estrés puede causar estreñimiento. Cuando los niños están nerviosos o se sienten ansiosos por algo, como un cambio de colegio o los problemas que tienen en casa, suelen manifestar alteraciones del ritmo defecatorio.

Algunas veces el estreñimiento es secundario a malos hábitos. Los niños evitan ir al baño, porque no quieren utilizar un baño que no es el suyo. No quieren interrumpir un juego divertido o no quieren pedir ayuda a un adulto porque necesitan ir al baño. Con este tipo de conductas, mantener un buen ritmo defecatorio se hace complicado.

¿CÓMO AFRONTAR EL ESTREÑIMIENTO?

Aumente la cantidad de líquidos. El agua y otros líquidos ayudan a mover las heces fácilmente a lo largo del intestino. La cantidad de líquidos que necesita un niño varía en función de la edad y del peso. Pero la mayoría de los niños en edad escolar necesitan por lo menos entre 3 y 4 vasos de agua al día.

Aumente los alimentos ricos en fibra (como la fruta, la verdura, las hortalizas y el pan integral). Los alimentos grasos, azucarados y feculentos pueden enlentecer los movimientos intestinales. Por el contrario, la fibra ayuda a limpiar los intestinos y a mover los excrementos.

Asegúrese de que su hijo haga suficiente ejercicio. Es importante que el niño realice actividad física diaria para activar los movimientos intestinales. Puede ser algo tan sencillo como correr en el parque, saltar a la soga o montar en bicicleta.

Desarrolle un horario de comidas regular. Comer siguiendo un horario regular puede ayudar a su hijo a desarrollar los hábitos necesarios para prevenir el estreñimiento.

Genere el hábito de ir al baño. Si su hijo se suele aguantar las ganas de ir al baño, hay que motivarlo a sentarse en el baño durante por lo menos 10 minutos aproximadamente a la misma hora todos los días (preferiblemente después de una comida).

Medicamentos. En algunos casos, el pediatra o gastroenterólogo de su hijo podría recetar medicamentos para ablandar o eliminar la materia fecal. Nunca le dé a su hijo laxantes o enemas a menos que un médico lo autorice.

En casos excepcionales, el estreñimiento es un síntoma de otras afecciones médicas. Por lo tanto, hable con el pediatra si su hijo tiene menos de 4 meses de edad, si se estriñe a menudo o el estreñimiento dura más de 2 o 3 semanas, si hay sangre en las heces, en el pañal o la ropa interior, si la barriga de su hijo esta “inflada” o distendida o si tiene un mucho dolor.

 

✍: Salomón Jabiles – Digestólogo. 

EMAIL
FACEBOOK