fbpx

El cerebro creativo

¿Hay un hemisferio creativo y otro hemisferio racional?

La respuesta es simple ¡No! Hasta antes de la llegada de la neurociencia se creía que el hemisferio derecho era el encargado de los procesos creativos y el hemisferio izquierdo era el encargado de los procesos lógico-racionales. Actualmente se sabe que dicha separación es únicamente morfológica y que los procesos cognitivos se comparten entre ambos hemisferios a través de redes neuronales. El proceso creativo activa áreas en ambos hemisferios y se compone de muchas interacciones cognitivas y emocionales.

El hecho que un adulto pueda ser más creativo esta directamente relacionado al tipo de educación que recibió durante su niñez. Los recientes descubrimientos en neurociencia como las neuronas en espejo y la mentalidad de crecimiento nos demuestran que si se educamos a los niños en un ambiente donde se fomente la creatividad con maestros que incentiven la imaginación, la lluvia de ideas y el pensamiento divergente,  que promuevan una mentalidad de crecimiento y que además disminuyan la crítica a lo diferente, educaremos niños que llegaran a ser adultos capaces de encontrar nuevas soluciones para los nuevos retos del siglo XXI.

Es cuestión de redes y no de hemisferios

Habitualmente creemos que las personas creativas tienen un flash de inspiración que viene súbitamente y sin pensar. ¡Esto no es totalmente cierto! Para que ese flash creativo aparezca tienen que interaccionar varias redes neuronales: la Red de Atención Ejecutiva, la Red de Imaginación y la Red de Relevancia.

Los procesos de la Red de Atención Ejecutiva se encargan de inhibir los estímulos distractores. La Red de Imaginación participa en procesos mentales dinámicos cuando dejamos volar nuestros pensamientos, esta red comparte vías con la Red de Cognición Social. El compartir vías explica porque la creatividad y el estado emocional van siempre de la mano.  La Red de Relevancia fomenta o disminuye la creatividad ejerciendo el control de mando entre las dos primeras, según los eventos externos y el estado interno de las personas.

El proceso creativo implica la interacción compleja y dinámica entre estas tres redes neuronales. La neurociencia nos enseña que debemos hablar de redes neuronales del proceso creativo y ya no de hemisferio creativo.

El Método Afectivo Creativo (MAC)

Es una metodología educativa que nace de nuestros más de 35 años de experiencia, pero con firmes pilares basados en los últimos avances de la neurociencia. El MAC es una manera de aproximarse y acompañar al estudiante durante el proceso de enseñanza-aprendizaje. Está inspirado en el método científico con cambios que permiten estimular adecuadamente lo afectivo y respeta el ritmo, tiempo y espacio del desempeño creativo de nuestros estudiantes.

Es un método que permite construir ciudadanos con conocimientos, con buena autoestima y con creatividad para que se atrevan a liderar y hacer nuevas propuestas ante los problemas que aparezcan.

Alicia Montenegro